El Premio Mundial de Poesía Mística fue creado por Fernando Rielo en 1981 con el fin de promover la poesía mística y encontrar y dar a conocer a aquellos poetas que unan una elevada espiritualidad a una auténtica expresión literaria. Cuando esta doble premisa no se cumple, se pretende otorgarlo, antes que declararlo desierto, a verdaderos poetas que, aunque no puedan ser estimados místicos en un sentido estricto, aportan una delicadeza digna de respeto.

Las obras que optan al Premio Mundial de Poesía Mística deben estar escritas en español o inglés o traducidas a uno de estos dos idiomas, ser inéditas y tener una extensión no inferior a los 600 versos ni superior a los 1.300. De convocatoria anual, está dotado con 7.000 euros y la edición de la obra ganadora.

El reconocimiento alcanzado por este Premio ha permitido que la ceremonia de entrega del mismo se haya celebrado en sedes internacionales tan prestigiosas como la ONU en New York, el Senado de Francia y la Unesco en París, el Ayuntamiento de Roma, la Sala Gótica del Ayuntamiento de Colonia, el Museo del Prado, el Ayuntamiento de Madrid, la Sala del Consejo de la Provincia de Bolonia y la Embajada de España ante la Santa Sede.

Noticias del Premio de Poesía Mística

Finalistas del XXXVI Premio Mundial Fernando Rielo de Poesía Mística

El ganador/a se conocerá el 14 de diciembre en Roma Poetas de Argentina, El Salvador, España y Polonia, finalistas del Premio Fernando Rielo de Poesía Mística En su XXXVIª edición, han resultado finalistas del Premio Mundial Fernando Rielo de Poesía Mística diez obras procedentes de Argentina, El Salvador, España y Polonia, seleccionadas de entre 261 […]

unnamed

Rafaela Pinto obtiene el XXXV Premio Mundial Fernando Rielo de Poesía Mística

El poemario Tú, la luz de la argentina Rafaela Pinto obtiene el XXXV Premio Mundial Fernando Rielo de Poesía Mística (Dotado con 7.000 € y la publicación de la obra) Han recibido una mención de honor las obras finalistas Solo Dios basta, de la poetisa española Teresa de Jesús Rodríguez Lara, y La eternidad que […]