El Comité de Honor del XLIII Premio Mundial Fernando Rielo de Poesía Mística

Excmo. y Rvdmo. Mons. José Luis Retana Gonzalo

Obispo de Salamanca y Ciudad Rodrigo

Gran Canciller de la Universidad Pontificia de Salamanca

Excma. Sra. Dª Aurora Egido Martínez

Secretaria de la Real Academia Española

Excmo. Sr. D. Darío Villanueva Prieto

Miembro de la Real Academia Española

Excmo. Sr. D. Santiago García-Jalón de La Lama

Rector Magnífico de la Universidad Pontificia de Salamanca

Excmo. Sr. Dr. D. Daniel Sada Castaño

Rector Magnífico de la Universidad Francisco de Vitoria

Excmo. Sr. Dr. D. Javier Prades López

Rector Magnífico de la Universidad Eclesiástica San Dámaso

Excmo. Sr. Dr. D. Rafael Rodríguez-Ponga y Salamanca

Rector Magnífico de la Universidad Abat Oliba CEU

Excma. Sra. Dra. Dª. María de las Mercedes Cortés Diéguez

Secretaria General de la Universidad Pontificia de Salamanca

Excmo. Sr. D. Ramón Pernas López

Escritor. Miembro de la Academia Pontificia Auriense-Mindoniense de San Rosendo

Excmo. Sr. D. Santiago Acosta Aide

Rector Canciller de la Universidad Técnica Particular de Loja (Ecuador)

Excmo. Sr. D. Jesús Muñoz Diez

Prorrector de la Universidad Pontifica de Ecuador Sede Ibarra

Excma. Sra. Dª Luján González Portela

Prorrector de la Universidad Pontidfica de Ecuador Sede Santo Domingo

Ilma. Sra. Dra. Dª Ruth Fine

Presidenta de la Asociación Internacional de Hispanistas

Dr. D. Andrés Sánchez Robayna

Poeta y Catedrático de la Universidad de La Laguna

Dr. D. Jaime Siles Ruiz

Poeta y Catedrático de la Universidad de Valencia

Dr. D. Tomás Albaladejo Mayordomo

Catedrático de la Universidad Autónoma de Madrid

Dr. D. Enrique Baena Peña

Catedrático de la Universidad de Málaga

Dr. D. Carmelo Guillén Acosta

Poeta y Director de la colección Adonais de Poesía

Dr. D. Jerzy Nawojowski, OCD

Director del Centro Internacional Teresiano Sanjuanista

Sr. D. Carlos Aganzo

Escritor. Director de la Fundación Vocento yVicepresidente de la Fundación Santa María la Real

EL COMPOSITOR FRANCÉS JEAN-CHARLES GANDRILLE, GANADOR DE LA X EDICIÓN DEL PREMIO DE MÚSICA SACRA FERNANDO RIELO

La obra “Tibi, Domine” del compositor francés Jean-Charles Gandrille (Francia – 1982) ha resultado ganadora del X Premio Internacional de Música Sacra Fernando Rielo.

El Fallo tuvo lugar el pasado viernes 24 de noviembre de 2023, en la Iglesia de San Jerónimo el Real en Madrid, siendo elegida por unanimidad por el Jurado.

En el acto, con gran afluencia de público, se interpretaron en estreno absoluto las obras, escritas para coro mixto y orquesta de cámara: “Tibi, Domine” de Jean-Charles Gandrille (Francia – 1982); “ArcaS” de Alfonso Romero-Ramírez (España – 1968); “Sacra Martirial” de Ruggero Laganà (Italia – 1956), y “Morir por Ti” de Francesca Idini (Italia – 1997), ejecutadas por la Orquesta y el Coro de cámara QNK Ópera de la ciudad de Cuenca, dirigidos por el maestro Ignacio Yepes.

Dichas obras fueron seleccionadas por el Jurado de entre todas las composiciones venidas de Alemania, Brasil, España, Estados Unidos, Francia, Grecia, Italia, México, Polonia y Venezuela.

Este Premio de Música Sacra se celebra cada dos años, y está dirigido a compositores de cualquier país sin límite de edad. En la presente edición el texto a musicalizar era una pequeña oración escrita en su adolescencia por Fernando Rielo llamada “Sacra Martirial”: “Te prometo, Señor, vivir y transmitir el Evangelio con el sacrificio de mi vida y de mi fama. Fiel al mayor testimonio de amor, morir por Ti”. La presente edición del Premio Internacional de Música Sacra se enmarca dentro de los actos conmemorativos por el Centenario del nacimiento de Rielo. El acto concluyo con una nueva ejecución de la obra ganadora

Jean-Charles Gandrille (Francia, 1982) es compositor, organista y pianista. Realizó sus estudios musicales en el Conservatorio Nacional Superior de Música y Danza de París. Ser compositor era su sueño de niño, tras escribir su primera composición a la edad de 10 años. Desde entonces no ha dejado de componer, siendo extensa la lista de sus obras, que abarca composiciones para órgano, piano, flauta y piano, soprano y piano, órgano y celo, etc.

A pesar de su juventud, desde el inicio su carrera ha obtenido numerosos premios y reconocimientos, tanto a nivel nacional como internacional, premios de composición, como organista, etc. Añadiendo ahora este X Premio Internacional de Música Sacra Fernando Rielo.

Fotos

Congreso Mundial por el Centenario de Fernando Rielo (1923-2023)

Fernando Rielo: fundador, pensador, poeta

Congreso Mundial por el Centenario de Fernando Rielo (1923-2023)

Claves de su actualidad en el campo de la filosofía y la teología

El Congreso, celebrado los días 25, 26 y 27 de octubre, en plataforma online, ha reunido 120 voces expertas, con más de 800 participantes de cerca de 40 países, para explorar los aspectos más sobresalientes de la personalidad y la obra de Fernando Rielo. Ha sido organizado por la Fundación Fernando Rielo y la Fundación Idente de Estudios e Investigación, con el apoyo de la Universidad Pontificia de Salamanca y la Universidad Técnica Particular de Loja. La ocasión la ha brindado la celebración de los 100 años del nacimiento de Fernando Rielo que reúne las características de ser fundador religioso, pensador y poeta, que fueron dimensiones inseparables de su vida, puestas al servicio de Dios y de los demás.

Fue fundador del Instituto Id de Cristo Redentor, misioneras y misioneros identes, reconocido como Instituto de Vida Consagrada de Derecho Pontificio por Su Santidad Benedicto XVI en 2009, y presente en cuatro continentes. También creó muchas iniciativas para promover bienes educativos, culturales y sociales: el Premio Mundial de Poesía Mística, Premio Internacional de Música Sacra, Congresos Mundiales de Metafísica, la Fundación cultural que lleva su nombre, la Juventud Idente, la Familia Idente.

Como pensador, su concepción de la metafísica (ser +) permite replantear una visión del Absoluto en relación con todas las ciencias dentro del horizonte universal del saber humano. En particular, con su enfoque «genético» ha contribuido a una «concepción mística de la antropología». Su delineación de la naturaleza humana como cuerpo-alma-espíritu definida por la presencia divina, permite salvaguardar y elevar lo más valioso en el pensamiento, el arte y la vida comunitaria.

En el campo de la formación, su visión de una humanidad mística motivada por la presencia y acción de las Personas Divinas, le impulsó a desarrollar la educación en el éxtasis, la sicoética y la syneidoterapia para el tratamiento de la neurosis de la consciencia. Como ensayista, aborda múltiples campos, entre ellos, la pedagogía, la ética, la estética y la epistemología.

Como poeta, Fernando Rielo promovió, con su propio ejemplo, un renacimiento de la poesía mística, que consideraba género sublime, culmen de la expresión artística mundial y manifestación inestimable de la cultura hispánica en particular.

Las ponencias principales han sido impartidas por Mons. Raúl Berzosa, obispo emérito de Ciudad Rodrigo, quien ha subrayado la importancia de la obra de Fernando Rielo y ha mostrado en diez claves la actualidad y aportaciones de su pensamiento a la filosofía y a la teología; el P. Guillermo Juan Morado, quien ha resumido las claves del pensamiento rieliano como apertura, relación y amor; y el profesor Ricardo Piñero quien ha explorado la belleza y el camino hacia la luz de la belleza, como lo expresó Rielo en su obra «En el corazón del Padre.»

Este Congreso ha sido un hito significativo en el conocimiento y ahondamiento de la vida y obra de Fernando Rielo y su relevancia en el contexto actual, destacando la importancia de la unión y el diálogo en estos tiempos desafiantes. Aspira a ser el inicio de una nueva etapa en la proyección de la obra de Fernando Rielo, que ya comienza a ser descubierta en los ámbitos más relevantes para la vida de las personas; ya que en este tiempo de convulsiones y conflictos entre naciones, de confusión en la educación, la familia, la vida pública, la identidad de la persona y de miedo al futuro, un Congreso como este es una verdadera luz, porque recordemos que: «El siglo XXI será místico o no será», como dijo André Malraux, y como Karl Rahner escribió: «El cristianismo del siglo XXI será místico o no será»

El Presidente del Congreso, Luis Casasús ha agradecido a los miembros del Comité de Honor las palabras de aliento y de apoyo incondicional de los Cardenales José Cobo (Arzobispo de Madrid) y Carlos Osoro (Arzobispo Emérito de Madrid), de Mons. José Luis Retana, Obispo de Salamanca y gran Canciller de la Universidad Pontificia de Salamanca, y asimismo de los Rectores Magníficos de la Universidad Pontificia de Salamanca, de la Universidad Técnica Particular de Loja, de la Universidad Pontificia Comillas, de la Universidad Francisco de Vitoria, y de la Presidenta de la Universidad Católica San Antonio de Murcia. Y, por último, animó a que no olvidemos en nuestros esfuerzos unirnos a las intenciones de un humilde y gran luchador de la paz, el Papa Francisco, que, en este tiempo, por medio del Sínodo, busca la unidad y la armonía de los creyentes y de toda la humanidad.

Presentación del poemario «Donde más amanece» de Daniel Cotta Lobato

El viernes 14 de octubre, a las 19:00 h. tuvo lugar en el Salón de Actos del Excmo. Ateneo de Sevilla, la presentación del poemario Donde más amanece, de D. Daniel Cotta Lobato, obra ganadora del XLI Premio Mundial Fernando Rielo de Poesía Mística de 2021 al que concurrieron 267 poemarios procedentes de 28 países.

En el acto, que estuvo presidido por D. Miguel Cuevas Pérez, Bibliotecario del Ateneo, intervinieron el poeta D. Carmelo Guillén Acosta, D. Jesús Cotta Lobato, poeta galardonado y hermano del autor, así como doña Ascensión Escamilla Valera, directora general de la Fundación Fernando Rielo.

Galería

Diez obras finalistas del XLI Premio Mundial Fernando Rielo de Poesía Mística

Diez obras procedentes de Argentina, Chile, Colombia, Estados Unidos, México, Panamá y España finalistas del XLI Premio Mundial Fernando Rielo de Poesía Mística

Las obras:

1.- GUERRERO COLLAZOS, Adela (Cali, COLOMBIA): Alfarero de la luz

2.- GONZÁLEZ GARCÍA, Carlos: (Fresnedillas de la Oliva, Madrid, ESPAÑA): Al latir de un Padre Nuestro

3.- COTTA LOBATO, Daniel (Córdoba, ESPAÑA): Donde más amanece

4.- ALARCÓN ROMERO, Edgardo (Curicó, CHILE) :  Lirios amarillos al amanecer,

la belleza del silencio

5.- LOYA GONZALEZ, Jesús Antonio (Chihuahua, MEXICO): Los versos de la íntima oración. 

6.- MARTÍNEZ GARCÍA, Jesús (Zaragoza, ESPAÑA) : Tu cálido aliento

7.- DALLACAMINÁ, María del Milagro (Salta, ARGENTINA): Soy la mujer extranjera

8.- SALAZAR, Porfirio (Coclé, PANAMÁ): Decimario divino

9.- RANDOLPH, Robert Morrison (Carmichaels, Pensilvania, ESTADOS UNIDOS): Broken

10.- PIÑEIRO FARIÑA, Rosa Catarina (Vilagarcía de Arousa, Pontevedra, ESPAÑA): Un fulgor cereal.

han sido declaradas Finalistas del Premio Mundial Fernando Rielo de Poesía Mística, en este 2021, año en el que el Premio alcanza su edición número cuarenta y uno.

Al Certamen, de convocatoria anual, han concurrido 267 obras procedentes de 29 países, lo que supone un incremento del número de países participantes respecto de ediciones anteriores, reflejo sin duda del desarrollo de la creatividad frente a momentos de crisis tan importante como los que estamos atravesando a nivel mundial.

Este Premio que comenzara su andadura el 8 de diciembre de 1981 en el Salón de Actos del Ateneo de Madrid, ha ido adquiriendo a lo largo de estos cuarenta y un años de existencia, un prestigio y un reconocimiento a nivel mundial.

La proclamación de la obra ganadora se realizará en acto público que se desarrollará de forma on-line, el próximo 18 de diciembre, sábado, a las 17 horas de Madrid (España) A dicho acto están todos invitados, daremos a conocer los enlaces a través de nuestra web: www.rielo.com, y a través de nuestras redes sociales.

FALLADO El IX PREMIO INTERNACIONAL DE MUSICA SACRA FERNANDO RIELO

El compositor italiano Matteo Magistrali, ganador de la IX edición del

Premio Internacional de Música Sacra Fernando Rielo

El español Luis Meseguer Mira ha obtenido una Mención de Honor

El compositor italiano Matteo Magistrali con su obra Beati para coro mixto  y orquesta de cámara se ha proclamado vencedor del IX Premio Internacional de Música Sacra Fernando Rielo, dotado con 5.000 euros.Así mismo la obra“… porque serán consolados”, para coro mixto y orquesta de cámara de arcosdel compositor español Luis Meseguer Mira ha obtenido Mención de Honor.

El acto del fallo tuvo lugar en un concierto celebrado en la Parroquia San Miguel de los Santos de Madrid, el pasado 13 de noviembre, en el que se interpretaban por primera vez las cuatro obras finalistas:

“Beati” de Raffaele Esposito (Italia); “Beati” de Nicholas Gotch (Reino Unido); “Beati” de Matteo Magistrali (Italia);  y “… porque serán consolados” de Luis Meseguer Mira (España).

Las cuatro obras finalistas, fueron seleccionadas entre las 47 composiciones venidas de Alemania, Colombia, España, Estados Unidos, Francia, Grecia, Italia, Marruecos, México, Noruega, Reino Unido y Venezuela.

El Jurado de la presente edición del Premio estuvo compuesto por: Ignacio Yepes (presidente), compositor y director de orquesta; Alfredo Vicent, profesor del departamento de Música la Universidad Autónoma de Madrid y concertista de guitarra; José Antonio Esteban Usano, compositor y profesor del Conservatorio Profesional de Música de Cuenca; y Mª Victoria Rullán Miquel (secretaria), directora del Aula de Música de la Fundación Fernando Rielo. Todos ellos destacaron la gran calidad de todas las obras finalistas, que fueron muy aplaudidas en su presentación, así como la juventud de la mayoría de los compositores finalistas.

Las obras han sido interpretadas por la Orquesta de Cámara QNK.ÓPERA, conformada, en su mayor parte, por músicos conquenses, y dirigida por el maestro Ignacio Yepes.

El presente acto de proclamación y entrega del IX Premio Internacional de Música Sacra Fernando Rielo ha sido la primera actividad presencial que organiza la Fundación Fernando Rielo tras la pandemia.  Al mismo tiempo el concierto pudo ser seguido en directo a través de Youtube y  Facebook.

El galardón fue entregado, por el Presidente de la Fundación, p. Jesús Fernández, presente en el acto, quien tras felicitar al ganador y al resto de finalistas, les exhortó con sus palabras «a seguir por el camino marcado por el don recibido de la música para ayudar al necesitado ser humano a entrar en ese hermoso aposento de su alma porque, como sentencia Fernando Rielo, “El alma es música / que en el cielo comienza / …y en él culmina”.

El Premio, que se celebra cada dos años, está dotado con 5.000 €, y está dirigido a compositores de cualquier país sin límite de edad. El tema de esta IX convocatoria en el que se han basado las composiciones, que han de ser totalmente inéditas, ha sido:  “Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados.” “Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios.” (Mt 5, 5.9) para coro mixto y orquesta de cámara.

Breve reseña del ganador:

Matteo Magistrali (Varese – Italia, 1980). Su extensa formación musical incluye la ejecución de distintos instrumentos, canto coral, dirección coral e instrumental y composición. Ha estudiado en distintos afamados Conservatorios italianos y con los profesores:  Gabriel Manca y Sandro Satanassi. Ha participado en numerosos concursos obteniendo distintos premios entre los que cabe destacar el Primer Premio Internacional de Composición de ICC Japón en 1919. Cuenta en su haber con una gran cantidad de obras de forma especial para coro e instrumentales. En estos momentos es el director artístico del coro de la basílica de Gallarate (provincia de Varese), y forma parte de múltiples actividades relacionadas directamente con la música.

Breve reseña del autor distinguido con la Mención de Honor:

Luis Meseguer Mira (Granollers – España, 1995) La formación musical de Luís Meseguer se concretó en el Conservatorio Municipal de Música de Barcelona y en la Escuela Superior de Música de Cataluña ( ESMUC). Su actividad musical es múltiple y abarca distintas áreas. Llama la atención su deseo de aplicar la música para despertar en las personas su esencial deseo de ayudar a los demás, como se propone en su obra Tomorrow.

Gabinete de Comunicación

Fotos

Mensaje del presidente

     MENSAJE DEL PRESIDENTE 

D. JESÚS FERNÁNDEZ HERNÁNDEZ

AL IX PREMIO INTERNACIONAL DE MÚSICA SACRA FERNANDO RIELO

Madrid, 13 de noviembre de 2021

Señoras y señores:

Saludo al Maestro Ignacio Yepes, compositor y director de orquesta y Presidente del Jurado, a los demás miembros del Jurado: Alfredo Vicent, profesor de la Universidad Autónoma de Madrid y concertista de guitarra; José Antonio Esteban Usano, compositor y profesor del Conservatorio Profesional de Música de Cuenca; y Mª Victoria Rullán, Secretaria del Jurado y Directora del Aula de Música de nuestra Fundación; a los cuatro finalistas —Raffaele Esposito (Italia), Nicholas Gotch (Reino Unido), Matteo Magistrali (Italia) y Luis Meseguer Mira (España)— seleccionados entre los 47 compositores, procedentes de Alemania, Colombia, España, Estados Unidos, Francia, Grecia, Italia, Marruecos, México, Noruega, Reino Unido y Venezuela.

Saludo, asimismo, a todos los presentes y, en especial, a los que han intervenido en la realización de este IX Premio Internacional de Música Sacra, establecido por Fernando Rielo, consciente de la enorme crisis que, en general, acucia al arte religioso y al arte auténticamente humano en la sociedad contemporánea.

La crisis del arte, de la que no escapa la música y con ella la música sacra, viene acompañada —según común sentir— por la crisis del pensamiento y la crisis de la práctica religiosa. Sin embargo, ahí está el ser humano, con sus preocupaciones, sus miedos, sus fracasos y sus éxitos, capaz de amar y de hacer el bien, capaz de buscar la verdad, la belleza y la unidad, capaz de compasión y solidaridad en las desgracias que agobian a otros semejantes, sobre todo en estos tiempos de pandemia. Pero el hombre es siempre un ser insatisfecho de lo que hace, siempre intentando asumir o dar sentido al dolor y a la muerte que observa como algo inexorable. La anestesia que le produce un cierto pensamiento débil o relativista, el escepticismo y el hedonismo, nunca podrán borrar su sed de transcendencia y su apertura a la infinitud de un Padre celeste que, amante, siempre le espera y quiere hacerle partícipe de sus inefables bienaventuranzas: convertir las lágrimas del dolor en místico consuelo y transformar la violencia y agresividad del mal en la paz del corazón de quienes, siendo sus hijos, se hacen sus hijos, porque el Verbo les dio poder “de hacerse hijos de Dios” (Jn 1,12).

Recordemos que existen y coexisten, desde tiempos inmemoriales, la “música litúrgica” y la “música religiosa”. La música litúrgica por excelencia ha sido durante siglos el canto gregoriano con el que han competido los ritos orientales y, de modo especial, los occidentales como el vétero-romano, ambrosiano, beneventano, galicano y mozárabe. Esta música litúrgica y religiosa ha aportado valores extraordinarios a la música universal.

Pero, ¿qué es, en realidad, la música sacra según Fernando Rielo? Primero debemos señalar que la música litúrgica y la música religiosa poseen los siguientes caracteres: profético, religioso, litúrgico, cultual, comunitario, cultural. Sus formas musicales son numerosísimas: la Misa, el Réquiem, el Te Deum, el Magníficat, el Stabat Mater, el Oratorio, la Cantata, el Motete, el Salmo, el Himno o el Villancico, entre otras. Destacamos composiciones conocidas como la Missa Solemnis de Beethoven, el Te Deum de Berlioz, el Magnificat de Bach, el Stabat Mater de Pergolesi, los Réquiem de Mozart y de Verdi, el Mesías de Händel, o el Gloria de Vivaldi.

Ahora bien, las propiedades que hemos destacado, y que se encierran, de algún modo, en estas clásicas e inmortales composiciones, vienen potenciadas e incluidas en la concepción mística de la música. Toda música es mística si atendemos a su calidad y universalidad, que residen en la potenciación, aceptación y diálogo. Fernando Rielo afirma que «La música sacra es místico sentir del espíritu humano que expresa su filial comunicación con Dios, invocada en la más cualificada armonía que puede producir la técnica comunicativa del lenguaje musical […]. Toda música es, en este sentido, sacra si el artista con primorosa exigencia moral evita los obstáculos que se ciernen sobre la pureza e inefabilidad de la inspiración».  

Solo el carácter místico, escondido en el misterio de la unión de Dios y el hombre, define la música sacra como acción teantrópica, esto es, expresión estética, por medio del talento o práctica musical, de la acción de Dios en el ser humano con el ser humano.

El Premio Internacional de Música Sacra, apreciando los cánones de la música litúrgica y religiosa, quiere ir más allá, al fondo del corazón del hombre donde toda música, antes de realizarse en sálmica, hímnica, coral o polifónica, es el mismo hombre unido a Dios. No existe ser humano que no posea constitutivamente este “religare”, este unitivo, cuyo término si no es Dios, es —lamentablemente— un sustituto de Dios: un ídolo o una proyección que le oprime, quitándole el ontológico o espiritual oxígeno que necesita para ser persona entre personas.

El ser humano es, ineluctablemente,  un ser místico —lleno de misterio— que, en palabras de Fernando Rielo, viene definido por una constitutiva presencia de Dios que lo inhabita y le otorga su místico patrimonio de hijo. Solo este Padre celeste, lejos de cánones estrechos o de insoslayables prejuicios, es capaz de infundir en el artista la inspiración de una belleza divina para expresar creativamente la unión íntima del ser humano con el Absoluto. «La calidad de la música sacra —afirma Fernando Rielo—, no reducida exclusivamente a lo cultual o litúrgico, consiste en la mayor evocación carismática que, con cultivada técnica, ofrezcan a nuestra sensibilidad los más altos valores espirituales del ser humano».

La música, como todo arte, es comunicación. Pero lo importante en el arte no es lo que se comunica, sino la forma cómo se comunica. La música comunica la vivencia interior mediante el silencio y el sonido, el ritmo y la melodía, pero no se reduce a estos. La música es tensión entre espacio e inmensidad, entre tiempo y eternidad porque Dios, que es inmenso y eterno, entra en el espacio y el tiempo para comunicarse con el ser humano. Dios es música absoluta que, en “silencio sonoro”, como viene a decir Fernando Rielo, desciende al espacio y tiempo para transformar al hombre en música de Dios.

La música debe ser primordialmente ecuménica. Es “casa común” de todas las religiones, mentalidades y culturas; es el verdadero ecumenismo, que se encuentra en el místico patrimonio de un espíritu, dispuesto a recibir la plenitud de la inspiración. Según Fernando Rielo, podemos saber que esta plenitud es auténtica por las siguientes notas: la potenciación del amor y nunca la reducción por el egoísmo; la inclusión del convivium y nunca la exclusión por el individualismo; el diálogo de la comunicación y nunca el monólogo de la rigidez por la intransigencia o fanatismo. La potenciación del amor asume el sacrificio, el servicio, el perdón; la inclusión del convivium es ágape, convivencia, fiesta, celebración; el diálogo de la comunicación es escucha, atención, aceptación, enriquecimiento.

Debo afirmar, finalmente, que Cristo es el músico por excelencia que, acompañando a los discípulos en los himnos (Mt 26,30), revela a la humanidad que su Verbo es música y fuente musical que da vida al espíritu. Su Palabra constituye la celestial música que solo un oído enamorado puede cincelar en mística música sacra. Podemos así afirmar que, si el hombre es música de Dios, Dios es música del hombre.

Mi felicitación a los autores de las obras finalistas, y de modo especial al ganador de este Premio. Les invito a seguir por el camino marcado por el don recibido de la música para ayudar al necesitado ser humano a entrar en ese hermoso aposento de su alma porque, como sentencia Fernando Rielo, «El alma es música / que en el cielo comienza / …y en él culmina».

Un cordialísimo saludo a todos los presentes.

Fdo.: P. Jesús Fernández Hernández

                        Presidente

La voz de tu latido, del poeta y sacerdote español Juan Antonio Ruiz Rodrigo gana el XL Premio Mundial Fernando Rielo de Poesía Mística

Mensaje de Jesús Fernández para el XLº Premio Mundial Fernando Rielo de Poesía Mística

Roma, 14 de diciembre de 2020.

 

Vaya mi cálido saludo al Señor Rector, Dr. D. Santiago Acosta, y a las autoridades de la UTPL; a los insignes miembros del Jurado, a todas las autoridades eclesiásticas y civiles, a los organizadores del acto y a todos los que están en línea, seglares, sacerdotes y religiosos, que nos han querido acompañar en este acto de entrega del Cuadragésimo Premio Mundial Fernando Rielo de Poesía Mística, que celebramos, a causa de la pandemia que estamos sufriendo, por vía telemática bajo los auspicios de la Universidad Técnica Particular de Loja.

Doy mi felicitación pública y oficial, en nombre de la Fundación Fernando Rielo, al poeta y sacerdote español, Juan Antonio Ruiz Rodríguez, merecedor de este Premio, por su obra galardonada con el título La voz de tu latido. Felicito también al poeta cubano, Julio Estorino, que, con su obra El delirio del barro, se ha hecho acreedor de una mención de honor por los miembros del Jurado.

Me dirijo, asimismo, a los doce poetas finalistas que, por ser elegidos entre los 278 concursantes de 29 países, tienen para la Fundación Fernando Rielo su reconocimiento por parte del Jurado a través del juicio que este ha realizado sobre sus obras y que se ha dado a conocer en la prensa internacional. Nuestro saludo, finalmente, a todos los concursantes —muchos de ellos presentes online en este acto solemne— a los cuales damos las gracias por su esmero en intentar donar y expresar lo mejor de sí mismos mediante el lenguaje de la poesía mística.

Todos ustedes se dan cuenta que este premio no es un premio de poesía propiamente dicha, ni siquiera un premio de poesía religiosa. Es, más bien, un certamen de poesía mística.

Pero, ¿qué decir de la poesía propiamente dicha? «La poesía —afirma Fernando Rielo— se hace poema cuando los múltiples recursos de una lengua se ponen en función de las escogidas imágenes estéticas que evocan la verdad, la bondad y la belleza del llanto del amor»[1].

Demos un paso más de la mano de Fernando Rielo. Si nos referimos a la llamada “poesía religiosa” de los “arraigados” o “desarraigados”, en términos de Dámaso Alonso, esta se fue haciendo y deshaciendo entre modas y autores que, en muchos casos, encontraron en ella efímeros escarceos, veleidades estilísticas o simples recursos más o menos duraderos. Simplificando las cosas, la poesía religiosa se inscribe en dos direcciones que se entremezclan y se entrecruzan: la que tiene, como débil fondo implícito, el júbilo del amor del Cantar de los Cantares y la que asume, culturalmente, la queja del dolor de Job. A la primera le falta el dolor del amor; a la segunda, el amor del dolor.

Sin embargo, «la poesía mística —afirma Fernando Rielo en Diálogo a tres voces— comienza donde termina la poesía religiosa. El referente de la poesía mística es un divino trato personalísimo con la Santísima Trinidad y cuanto puede en esta vida concebirse de una vida eterna, familiar, íntima. La unión mística comporta un estado intrínseco “fuerte”; la unión meramente religiosa quédase solo en un estado intrínseco “débil”». El poeta, si quiere expresar lo que es, no debe quedarse en este estado débil, sino que tiene que rebasar el límite de la supuesta poesía religiosa para, desde una humilde búsqueda de la verdad del hombre, adentrarse en el misterio de la vida del espíritu, ajena a todo profano interés.

Es cierto que el poeta es hijo de su tiempo, pero no debe ser esclavo del mundanal ruido. Ya en 1999, en uno de sus mensajes al Premio Mundial de Poesía Mística, el Fundador del Premio se adelantaba a nuestro tiempo: «Hay en la atmósfera de nuestro vivir contemporáneo una actitud antipoética, antiestética, que, aboliendo el profetismo e intentando destruir la sacralidad humana, vocifera con la maraña del desamor unos supuestos valores que, sin sentido, caminan a la deriva. Se prefiere el olvido de Dios y la inmersión del espíritu, ocultando la exigencia de su generosidad y apertura a un prójimo débil e indigente».

Y es que nos hemos olvidado del amor que define la entraña del ser humano. Platón sentenciaba que “Al contacto con el amor todo el mundo se vuelve poeta”. Y volverse poeta no es otra cosa que expresar mediante el gesto, la sonrisa, la palabra o la pluma, la belleza de la educación y del buen gusto en todas las cosas, aún las más humildes. Afirmaba Dostoievski que “la belleza salvará al mundo”. Y es muy cierto, porque el arte, la poesía, en especial la poesía mística, nos puede librar, en gran medida, de la agresividad, del egoísmo, de la injustica, de la mentira, de la violencia, que son las armas de la destrucción del mundo. La poesía mística, debido a su fuerza oracional, profética y testimonial, es portadora de paz, fraternidad y convivencia en nuestra sociedad contemporánea.

Ha pasado desapercibido, en palabras de Fernando Rielo, “el más grande poeta que ha tenido la Historia”[2]. Este gran poeta es el mismo Cristo, porque lleva a cima la ecuación perfecta del “dolor del amor con el amor del dolor”. Cuánta sangre y cuántas lágrimas derramó Cristo por amor al ser humano. San Agustín llega a exclamar que “Las lágrimas son la sangre del alma”.

El poeta místico está anclado en esta vida entre los dos polos del misterio de Cristo: lágrima y sonrisa, dolor y amor, cruz y gloria, muerte y resurrección. Esta bipolaridad, experiencia vivida por el poeta místico, es el material de construcción, no solamente de la poesía mística, sino también del testimonio más eficaz para una paz estable en el mundo que solo puede conquistarse por el dominio amoroso de sí. El gran novelista francés, Balzac, afirmaba que “El amor no es solo un sentimiento. Es también un arte”. Pero es un arte que resplandece en la sencillez y es eminentemente fecundo porque es fiel a la inspiración.

La experiencia mística del poeta no puede quedar encadenada solamente en formas estereotipadas del labrado estético clásico. La lírica se abre a innumerables formas de expresión de forma y contenido: estilos, hallazgos, sensibilidades… que se deben incorporar al indeleble material de construcción de las nuevas ciudades modernas de la poesía.

Podemos ir terminando con unas palabras de Fernando Rielo: «El Evangelio contiene el código, la lectura genética de la poesía mística. La plenitud del amor divino, encarnado en Cristo, se expresa por medio de las más diversas formas literarias hasta hoy insuperables: la parábola, síntesis de la comparación y metáfora; la doxología, suprema expresión de alabanza y ensalzamiento; el paradigma, ejemplo de narración que incluye la honda sabiduría del proverbio y la sentencia; la parénesis, discurso exhortativo de enseñanza pleno; el himno, la súplica, la acción de gracias, la aclamación, la metáfora, la alegoría… Puedo afirmar que, en la palabra de Cristo, se encuentra la semilla de todas las formas literarias posibles. Mi sentencia para la teología actual y, en general, para la cultura católica y ecuménica, es grave: falta poesía al teólogo, al hermeneuta, al moralista, al creyente»[3].

Cojo al vuelo esta preocupación de quien fue el creador y el impulsor del Premio Mundial de Poesía Mística. Hoy, gracias a Dios, después de cuarenta años de invitación a este Premio, hay, en mi opinión, un crecimiento constante y apreciación mayor hacia la poesía mística, con otros premios surgidos con esta misma sensibilidad. Prueba de ello son las doce obras finalistas, que denuncian una exquisita sensibilidad de la unión del alma con Dios, adobada con el dolor del amor.

Permítanme que me atreva, una vez más, a invitar no solo a los aquí presentes, sino también a todos aquellos a los que pueda llegar esta mi humilde voz, a recrear la naturaleza, la sociedad y el entorno familiar, profesional, religioso, cultural, estudiantil, por medio del arte del amor, cuya sustancia es el buen gusto. Y aquellos que poseen el don de la poesía se dignen elevar a arte la voz orante del espíritu, que es ofrenda, servicio, testimonio y profecía, a imagen de Cristo que, con su vida, dedicó al Padre el mejor de los poemas: dar a todo ser humano sin distinción de edad, raza o condición, la potestad de ser hijo de Dios. Esta filiación, expresión del agustiniano corazón inquieto, es lo que todos los poetas, que quieren serlo, cincelan con el dolor del amor, en el suceso cotidiano, para ser portadores de la gran poesía mística que requiere la paz, la fraternidad y la convivencia de nuestra sociedad contemporánea.

He terminado.

 

 

Fdo.: P. Jesús Fernández Hernández

Presidente del Premio Mundial F. R. de P.M.

 

[1] Mensaje de Fernando Rielo para el XX Premio Mundial de Poesía Mística, NY, año 2000.

[2] Discurso para el X Premio Mundial Fernando Rielo de Poesía Mística, 10 de diciembre de 1990.

[3] Mensaje de Fernando Rielo para el XVI Premio Mundial de Poesía Mística, NY, año 1996.